¿QUÉ ES TAMAKEPALIS?

Cuando la Tosepan Titataniske estaba por cumplir 40 años de vida organizada, se realizaron una serie de talleres en el marco del ejercicio denominado “Sonándonos en el territorio” (para los próximos 40 años). Este ejercicio se realizó con una gran representación del pueblo maseual organizado en la Tosepan; después de más de seis meses de compartir sueños, se fue sintetizando un pequeño documento todas aquellas miradas y anhelos en común; y de este documento resaltamos una de las reflexiones que compartimos a continuación.

Al realizar este ejercicio con las personas que nos han antecedido, (hombres y mujeres de mayor edad) encontramos que uno de los elementos coincidentes del pueblo maseual con el cooperativismo es el poukaitalis (considerar al otro); porque el cooperativismo considera colocar siempre a la persona (hombres y mujeres) en
el centro, antes que a las cosas o al dinero.

Así mismo resaltó el principió de Takoujtamatilis (saberse como en un árbol) que en español traducimos como confianza. Quizá este principio representa la columna vertebral, porque el sueño mayor es el Yeknemilis (Vida Buena) y esto representa el tronco, que a su vez nos permite tener ramas fuertes, ramas que nos permiten caminar hacia los procesos de gobernanza y vida comunitaria, procesos productivos bioculturales, entre otros, para vivir en un pueblo y entorno sano.

Con esta confianza caminamos hacia Santa Cruz Cuautomatitla para poner en práctica los principios con los que
se conducen los pueblos organizados en la Unión de Cooperativas Tosepan.

Porque un corazón bueno actúa en consecuencia y cuando se brinda algo se da con las manos, con las manos se da el corazón.

Así la asamblea de socios, decidió que era el tiempo de regresar un poco de lo mucho que la Tosepan ha recibido de
diversas manos durante estos 40 años.

Devolver esa mano a otros, que como nosotros han sufrido en carne propia el quedarse sin nada, como cuando nuestras familias se quedaron sin café, después de una helada no esperada; en esta ocasión fueron nuestras hermanas y hermanos de Cuautomatitla quienes se quedaron sin casa, y entonces nos encontramos en la subida a los compañeros y compañeras con quienes hemos caminado otras batallas, enfrentando aquellos proyectos de muerte que amenazan a nuestros proyectos de Vida Buena.

Como semilla brotó la confianza y está fue trasplantada en la germinada Fundación Tosepan. Al buscar nombre a este proceso de caminar juntos, se decidió recuperar el concepto de Tamakepalis (ayuda mutua, ayuda entre hermanos) en nuestros pueblos este principio tiene un antecedente, y es la voluntad de tomarse de las manos para enfrentar el trabajo, la adversidad y la festividad; porque eso es lo que nos hace comunidad. Entonces, cuando decidimos tomar de manera colectiva una tarea, le llamamos tamakuilis (tomar en las manos) y tomamos la tarea en grupo; en estos años hemos aprendido que para hacer las cosas no basta la buena voluntad y el agradecimiento, por eso tenemos como principio devolver la mano, esa mano que nos dieron otros y otras, porque mientras en el campo se siembran las semillas o se plantan la zapatas de una casa, en las cocinas de las anfitrionas se prepara el alimento a varias manos y es así como nuestros espíritus se alimentan. Porque en el ayudar a los otros y otras que también son como nosotros, está el Tamakepalis.

A un año del movimiento social que desató el terremoto, desde el pueblo Tosepan mandamos señales de ayuda mutua, de ayuda entre hermanos y hermanas, y dejamos en el terreno de Santa Cruz Cuautomatitla, semillas de Tamakepalis.